LENTES HIDROFÓBICAS

 

Una característica a tener en cuenta para clasificar las lentes intraoculares es el material con las que están fabricadas, ya que le confiere una serie de características propias que tendrán una repercusión importante en cómo se hace la cirugía, en la recuperación post-operatoria de los pacientes y en la mejora de la su calidad visual.

 

Históricamente han existido diferentes formas, características y tipos de lentes que han ido evolucionado con el fin de conseguir una lente intraocular de alta calidad y con las mejores prestaciones. En la actualidad las lentes intraoculares se fabrican mayoritariamente de una sola pieza y existen principalmente dos tipos de lentes según su material:

 

  • Lente intraocular hidrofóbica.

  • Lente intraocular hidrofílica.

 

Adicionalmente, y para cualquier material también se incluyen diferentes filtros para proteger los ojos de los rayos ultravioletas (UV) del sol, que son dañinos para la salud ocular.

 

El tipo de material no supone una limitación para que pueda utilizarse con cualquier tipo de óptica de las lentes intraoculares, ya sea lente monofocal o multifocal o tórica, y en el mercado existen multitud de posibilidades.

 

El tipo de material de una lente intraocular le confiere unas características propias, y dependen de la elección del oftalmólogo sobre cuál es la mejor opción para cada caso.

 

  • Las lentes intraoculares hidrofóbicas tienen una mejor biocompatibilidad capsular, mejor bioadhesividad y por ello reduce la posibilidad de desarrollar una posterior opacificación capsular. Por el contrario, algunos modelos han desarrollado con el tiempo la aparición de glistening.

  • Las lentes intraoculares hidrofílicas presentan un mayor contenido de agua, son más flexibles y tienen una mejor calidad óptica.