Ojo seco

 

El síndrome del ojo seco es causado por una falta crónica de suficiente lubricación y humectación sobre la superficie del ojo. Las consecuencias del ojo seco abarcan desde una irritación ocular leve pero constante a una inflamación significativa, e incluso la aparición de cicatrices en la superficie frontal del ojo.

Los principales factores de riesgo para la aparición del ojo seco son:

 

  • Fumar
  • Menopausia
  • Cirugía de los ojos (por ejemplo, LASIK o de cataratas)
  • Exposición a elementos irritantes en el medio ambiente (por ejemplo, la exposición prolongada al viento, dormir con un ventilador en funcionamiento durante la noche, la baja humedad y viajes frecuentes en avión)
  • Enfermedades de la superficie ocular
  • Algunos medicamentos, en especial si son diuréticos, beta bloqueantes, antihistamínicos, píldoras para dormir, medicinas para los nervios, o medicinas para aliviar el dolor.
  • Exposición frecuenta a pantallas de ordenador.
  • Lentes de contacto.

DIAGNÓSTICO DEL OJO SECO

 

Un oftalmólogo es quien usualmente puede diagnosticar ojo seco durante un examen de los ojos.

 

Ocasionalmente, pruebas para medir la producción de lágrimas son necesarias. Un examen llamado prueba de Schirmer requiere la colocación de un filtro de tiras de papel debajo del párpado inferior para medir la tasa de producción de lágrimas durante varios tipos de condiciones.

 

Otra forma en que su oftalmólogo puede diagnosticar el ojo seco es poniendo gotas especiales de colorante en el ojo y estudiar cuánto tiempo toma a las áreas secas para desarrollarse en la córnea. La prueba de colorante también se puede utilizar para buscar ciertos patrones de coloración que muestren cualquier daño en la superficie de la córnea.

 

Actualmente se han desarrollado nuevos sistemas de diagnostico de ojo seco mediante dispositivos capaces de realizar las pruebas más rápidas y de manera no invasiva logrando un resultado más fiable y preciso. LACRYDIAG.