>

Silla quirúrgica para intervenciones en oftalmología

 

La silla quirúrgica es un elemento fundamental para los quirófanos de oftalmología. Son utilizados por los cirujanos y el asistente acompañante. Cada tipo de asiento oftalmológico debe reunir una serie de condiciones para asegurar la ergonomía y el correcto desarrollo del trabajo por parte del profesional.
 

Es muy importante que el profesional pueda trabajar sobre el paciente con total libertad de movimientos y seguridad, así como poder utilizar las distintas herramientas y equipamientos necesarios para realizar cualquier intervención.

 

Deben asegurar que el oftalmólogo mantenga una posición ergonómica mientras realiza su trabajo. Los modelos actuales se ajustan eléctricamente en cualquier posición dentro del rango de altura de la silla e incorporan ruedas en cada pata para facilitar el desplazamiento por el quirófano y alrededor del paciente.
 

Es muy recomendable que tanto el tapizado del sillón sean de un material que tenga propiedades antibacterianas y que permita ser lavado con facilidad para garantizar las mejores condiciones de higiene y esterilización.

 

TiIPOS DE SILLAS OFTALMOLÓGICAS

 

Hidráulica. Este tipo de silla está equipada con un mecanismo hidráulico de elevación, que regula el asiento en altura y asegura su fijación. Puede incorporar apoyabrazos para la comodidad del cirujano.

 

Eléctrica. Este tipo de silla es más cómoda. Tiene la capacidad de ajustar la posición de la silla tanto en altura mediante pedales automáticos. Disponen de baterias incorporadas para asegurar la autonomía de movimientos.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE UN SILLÓN QUIRÚRGICO

 

El sillón quirúrgico ha de ser ergonómico y disponer de las siguientes características principales:

 

  • Respaldo basculante ajustable en altura, totalmente ergonómico para evitar la sobrecarga en la zona lumbar.
  • Asiento basculante y ergonómico para una óptima distribución del peso.
  • Apoyabrazos ergonómicos, totalmente giratorios y ajustables en altura y longitud.
  • Freno en las cuatro ruedas.
  • Pedales de control bajo el chasis.
  • Modelo hidráulico o eléctrico, es en este último caso con baterías y botón de parada de emergencia.

La marca alemana UFSK ha diseñado el modelo de sillón quirúrgico eléctrico y ergonómico SURGILINE específicamente para oftalmología, como complemento perfecto para la camilla quirúrgica.